Síndrome de la impostora: ¿Eres parte de este fenómeno?

El síndrome de la impostora ha cobrado especial relevancia entre mujeres que, profesionalmente, se consideran muy exitosas. Descubre por qué.

¿Habías escuchado del síndrome de la impostora? ¡Es real!

Acabas de conseguir un nuevo empleo, sin embargo, no crees merecerlo, algo te dice que no estás a la altura de las circunstancias, quizá estés atravesando por el síndrome de la impostora.  

Cuando hablamos del síndrome de la impostora nos referimos a la tendencia de las mujeres a no creer en ellas mismas aunque, por supuesto, se trata también de una serie de signos que puede manifestar un hombre.

Este síndrome se evidencia si una persona es incapaz de interiorizar y atribuirse sus éxitos. Y ha cobrado especial relevancia entre las féminas que se enrolan en puestos o espacios tradicionalmente masculinos.

¿De qué es consecuencia?

Es consecuencia de la falta de autoestima y la falta de reconocimiento de quienes rodean a la ‘víctima’. Y entrecomillo el término ‘víctima’ porque asumir esta posición es, en gran medida, responsabilidad de sus propias creencias limitantes.

El síndrome de la impostora es particularmente probable en mujeres que consiguen proyectos sobresalientes, una posición gerencial o directiva en su empresa. Sin embargo, no lo atribuyen a sus méritos sino a la suerte.

Otra de las causas más comunes de este síndrome tiene que ver con una excesiva autoexigencia, según Jose A. M. Vela, sociólogo y doctorando en estudios Interdisciplinares de Género de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

¿Tú lo eres?

La persona suple lo que considera una falta de habilidades y competencias con mayor esfuerzo y horas laborales. Quienes atraviesan el síndrome de la impostora suelen ser adictas al trabajo y, en consecuencia, viven estresadas y con ansiedad.

La psicología reconoce varias tipologías dentro de este fenómeno, entre ellas, la perfeccionista, la experta y la independiente. Son mujeres sumamente capaces (aunque no lo saben) queriendo controlarlo todo.

Muchas veces, una mujer con el síndrome de la impostora es alguien que mide su éxito en relación al número de proyectos que puede manejar a la perfección y al mismo tiempo. Sí, es sumamente peligroso.

Así que si crees que es tu caso, es momento de que hagas un alto en tu rutina y te concentres también en prácticas que refuercen tu amor propio y, por supuesto, resulta clave que tomes verdaderos descansos.

Publicado el 25 marzo, 2021

Artículos recientes