Estar inflamada todo el tiempo no es normal. ¿Por qué pasa esto?

Si pasas inflamada todo el tiempo, debes conocer las causas que podrían estar relacionadas con este malestar. ¡No es normal estar así!

¿Estás inflamada todo el tiempo? ¡Hay que atender este problema!

Además de la incómoda sensación de estar inflamada todo el tiempo, tu pantalón no cierra, tu blusa no luce como quisieras y, por si fuera poco, sientes dolor en el abdomen. No es normal.

La respuesta es contundente: no. No es normal estar inflamada todo el tiempo, a menos de que te suceda solo después de comer alimentos muy condimentados o, quizá, tras una discusión acalorada.

La distensión abdominal o viente hinchado puede deberse a las siguientes razones:

  • Una acumulación de gas en el intestino grueso o colon. Por ejemplo, porque comes rápido o masticas con prisa tus alimentos. Se degluten grandes cantidades de aire que terminan convirtiéndose en gas.
  • Enfermedad celíaca. Una intolerancia al gluten puede ser la causa por la que estás inflamada con regularidad. El trigo, la cebada y el centeno terminan por dañar el revestimiento del intestino delgado.
  • Intolerancia a la lactosa. Se trata de quienes son incapaces de desintegrar la lactosa: se asienta en el intestino, es descompuesta por las bacterias y provoca gases, hinchazón, calambres y diarrea.

¡Atención a esto!

  • Síndrome de intestino irritable. También puede ser la razón por la que, con frecuencias, estás inflamada. Se trata de un trastorno que va acompañado de dolor en el abdomen y cambios en el intestino. No se conoce con exactitud su causa.
  • Una microbiota alterada. El conjunto de bacterias que viven en el intestino participa en múltiples actividades de nuestro organismo. Y una microbiota excesivamente fermentativa produce muchos gases cuando se ingieren fibras o carbohidratos.
  • Retención de líquidos. Puede ser la culpable de que estés inflamada. Se acentúa cuando no bebes suficiente agua y pasas muchas horas de pie y, por el contrario, demasiadas horas sentada. El consumo excesivo de sal o azúcar también influye.

Ahora bien, si estás embarazada, estás sufriendo de una mayor acumulación de gases en el intestino. Suele suceder, sobre todo, entre las primeras 5 y 10 semanas de embarazo. Así que, en este caso en particular, sí es normal sentirte hinchada.

Ten en cuenta que cualquiera de estos síntomas debe ser atendido por un profesional de la salud, quien, tras hacerte una serie de preguntas y estudios, podrá darte un diagnóstico y tratamiento certero.

Publicado el 16 febrero, 2021

Artículos recientes