¿Cómo cuidar a los adultos mayores del COVID-19?

Los adultos mayores son la población más vulnerable frente al COVID-19, por eso necesitan de todos nuestros cuidados. Sigue estos consejos.

¡Cuidemos a nuestros adultos mayores!

La comunidad médica ha advertido que los adultos mayores son la población más vulnerable frente al COVID-19 y, aún cuando hayan recibido la vacuna contra esta contagiosa enfermedad, no podemos bajar la guardia con el cuidado de su salud física y mental.

El COVID-19, con síntomas como fiebre, tos seca y cansancio afecta de distintas maneras en función de cada persona, sin embargo, suele impactar de forma más agresiva a los adultos mayores debido a condiciones subyacentes.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) considera como personas mayores a las de 65 años y más. Y aunque estén fuertes , se valgan por sí mismos e, incluso, participen en la vida económica de sus localidades, necesitan (y merecen) algunos cuidados especiales.

Consejos prácticos que debemos seguir.

Medidas generales en casa. Para evitar el contagio y propagación de COVID-19, es importantísimo el lavado frecuente de manos, el uso de alcohol gel en forma regular, la ventilación de por lo menos 2 horas diarias de habitaciones y lugares de uso común y cubrir nariz y boca con el pliegue de codo al toser o estornudar.

En caso de enfermedad crónica. Para proteger a nuestros adultos mayores del nuevo coronavirus, resulta clave no suspender medicamentos o modificar un plan de tratamiento sin consultar a su médico de cabecera. Además, se recomienda tener un suministro de medicamentos recetados de, por lo menos, 30 días.  

¿Y las visitas? Hay que reducirlas al mínimo, pues aunque es importante hacerlos sentir amados, este tipo de actividades dificulta tomar medidas de protección. Se recomienda a los visitantes que usen cubrebocas, además, deben desinfectar sus manos y evitar a toda costa el saludo de beso o mano.

¡Que no se te pase!

Una alimentación balanceada. Junto con el sueño y descanso reparador, la alimentación juega un papel clave en la salud de nuestros adultos mayores. Se recomienda incluir vegetales de color verde, frutas, carnes suaves, fibra y fuentes de vitamina C.

Monitorear la temperatura. Y es que la fiebre suele ser uno de los primeros indicadores de posible COVID-19, además, hay que tomar en cuenta que las temperaturas corporales que indican fiebre pueden ser más bajas en los adultos mayores. Una sola medición de temperatura de 37.8 ºC debe llamarnos la atención.

Por último, aún si es a través de algún dispositivo digital, mantente en contacto con tus padres, tíos y abuelos, tiéndeles la mano también a tus vecinos mayores, puedes apoyarlos haciéndoles el super o quizá solo acercándote a saludarlos para verificar que todo está en orden. No te olvides de ellos.

Publicado el 15 abril, 2021

Artículos recientes