Dos conductas que te afectan negativamente. ¡Ojo con esto!

A todos nos gusta tener éxito, pero a veces tenemos conductas negativas que nos afectan y que debemos atender. ¡Toma nota!

Estas son dos conductas por las que las personas podrían alejarse de ti.

A todos nos gusta tener éxito en nuestras relaciones personales, aunque a veces caemos en malas actitudes que provocan lo contrario. Hoy hablaremos de dos conductas que debemos atender.

José Elías Fernández González, psicólogo miembro del Colegio de Psicólogos de Madrid, explica cuáles son los más habituales y qué podemos hacer para mejorar esas características en caso de que las tengamos.

Cuida tus conductas, ¡pero también tu alimentación con Salukai!

Tomarse las cosas demasiado a pecho.

¿Te ha pasado que un jefe reconoce un logro en un compañero y no el tuyo? Posiblemente eso pueda afectar tu ego, pero no debes autocuestionar tu valía ni infravalorarte.

Debemos ser capaces de pensar que no somos los mejores en todo, ¡y eso quita un peso de encima! Tienes habilidades y capacidades por explotar y mejorar.

«Si siempre todos recurriesen a nosotros sería agotador, además no podemos ser especialistas en todos los aspectos laborales y personales. Hay personas que tienen ideas mejores que las nuestras en determinados temas», indica el experto.

Tener conductas sanas implican no llevar todo al terreno de lo personal porque, las cosas como son: no somos el ombligo del mundo.

Es muy recomendable (si no es que necesario) tener control sobre nuestras emociones y no sobrerreaccionar frente a los acontecimientos cotidianos.

Ser celoso por naturaleza.

Seamos honestos: a nadie le agrada en absoluto eso de los celos. ¡Es una de las conductas más dañinas! Además, no ayudan a crear un círculo sano de amistades

En el ámbito social muchas veces los celos se entienden como una muestra de que los demás nos importan, pero con esas conductas sólo hallaremos en ellos frustración y malestar

«Generan sentimientos de envidia, obsesión o control que de manera inconsciente e involuntaria se manifiestan y proyectan a los demás, lo que puede hacer que huyan de nosotros», aclara Fernández González.

Para combatirlos tenemos que aprender a valorar nuestras fortalezas y virtudes, así como las cosas buenas que nos suceden. ¡Hay que evitar compararse con los demás!

Recuerda que la salud no sólo está en una buena alimentación y en el ejercicio, también lo está en nuestra mente y emociones y, por lo tanto, en nuestras sanas conductas.

Publicado el 12 septiembre, 2020

Artículos recientes