Calcio, un mineral poderoso para los huesos y hasta la piel.

El calcio es un mineral clave para el buen funcionamiento de mente y cuerpo. ¡También tiene un plus para los huesos y la salud de tu piel!

¡El calcio es un mineral sumamente importante para nuestra salud!

Reside sobre todo en huesos y dientes, por eso, mantener los niveles óptimos de calcio para el organismo incide directamente en nuestra calidad de vida.

Se trata de un elemento químico que, además, es el mineral más abundante del cuerpo humano y se encuentra en el medio interno como ion calcio o formando parte de otras moléculas.

La cantidad suficiente de este mineral puede obtenerse de una alimentación balanceada, con lo que se puede prevenir, por ejemplo, la osteoporosis, una enfermedad esquelética muy común.

La relevancia del calcio como parte de la prevención de esta enfermedad tiene que ver con que muchas personas no presentan síntomas de osteoporosis hasta que sufren una fractura ósea.

El adelgazamiento y debilitamiento de los huesos comienza natural y progresivamente entre los 30 y 35 años de edad, por eso es clave la regulación hormonal, la actividad física, la dieta, los hábitos tóxicos y la vitamina D, entre otros muchos factores.

Pero no podemos concentrarnos solo en el calcio presente en huesos y dientes, los tejidos corporales, las neuronas, la sangre y otros líquidos del cuerpo contienen también este poderoso mineral.

Es importante que sepas que la mayoría de las personas no toman la cantidad de calcio suficiente para mantenerse saludables (probablemente tú eres uno de ellos).

Entre los 0 meses y los 18 años, el requerimiento diario de calcio ronda entre los 200 y los mil 300 miligramos y es el momento en el que más necesitamos de este mineral.

A partir de los 19 años y hasta los 50, requerimos mil miligramos de calcio al día. Entre los 50 y 70 las condiciones cambian según el género: los hombres se mantienen sanos solo con mil miligramos de este mineral, pero las mujeres requieren por lo menos mil 200 miligramos al día.

En el caso de mujeres embarazadas y amamantando, mil 300 miligramos son necesarios entre los 14 y 18 años; entre los 19 y 50, mil miligramos al día son suficientes.

Para que tengas una buena referencia: un vaso de 250 mililitros de leche contiene aproximadamente 300 miligramos de calcio y un cuarto de vaso de almendras enteras contiene 93 miligramos.

Algunos estudios sugieren que el calcio, potenciado por la vitamina D, podría proteger contra el cáncer, la diabetes y la presión arterial alta. La evidencia científica aún no es suficiente pero resulta una buena razón para sumar este mineral a nuestra dieta.

¡Consume colágeno para ayudar a tus huesos y articulaciones!

Y es que la vitamina D es buena para absorber mejor el calcio que consumimos y, para eso, es suficiente con desayunar yemas de huevo o descansar algunos (pocos) minutos a la luz del sol.

Una cantidad insuficiente de calcio, puede provocar que los niños no alcancen su estatura potencial plena como adultos o que los adultos tengan baja masa ósea.

De hecho, se dice que una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres experimentarán una fractura por osteoporosis, un incidente más común que el infarto y el cáncer de mama juntos. ¡A cuidar esos huesos!

Para mantenerte fuerte y sano, ayúdate con alimentos como la avena, el yogurt natural, los frijoles de soya, el tofu, el salmón, el queso fresco, el nabo, el brócoli e incluso de vez en cuando una porción de helado de vainilla.

¡Recuerda que el consumo excesivo de cafeína y alcohol pueden inhibir la correcta absorción de este mineral! Así que procura acompañar tu dieta con buenos hábitos.

Consumir calcio puede mejorar la coagulación de la sangre, el envío y recepción de señales nerviosas, la contracción, relajación muscular y la secreción de hormonas.

Si eres deportista, debes saber que un aporte adecuado de este mineral puede prevenir los calambres musculares durante tu rutina. Y si estás practicando actividad física porque además quieres perder peso, este mineral será tu mejor aliado.

Y para quienes pasan por un momento difícil, el calcio parece reducir la ansiedad mediante la liberación de neurotransmisores como la serotonina, responsable de regular los impulsos nerviosos.

Ahora bien, el calcio no sólo tiene beneficios en tus huesos, sino también en la salud de tu piel. Por eso es bueno consumirlo, además de elegir geles y cremas que mejoren la apariencia de tu cutis.

La piel necesita calcio para mantenerse en buen estado, especialmente con el paso de los años cuando, naturalmente, disminuye su presencia en la epidermis.

Aunque es particularmente recomendado en productos de belleza para pieles maduras, vale la pena prevenir con este componente que estimula la producción de colágeno y de lípidos.

La pérdida de calcio provoca flacidez, por eso, cada vez más marcas cosméticas y dermocosméticas coinciden en que sus lanzamientos antiedad giren en torno al calcio y sus múltiples beneficios porque va hasta las capas más profundas de la dermis.

Así que asegúrate de consumir las porciones adecuadas (para tu edad y estilo de vida) de este valioso mineral, pero además, dale un apapacho a tu piel incluyéndolo en tu rutina de belleza.

Por último, toma en cuenta que si decides consumir suplementos de calcio, pueden interactuar con muchos medicamentos recetados diferentes, entre ellos, los indicados para la presión arterial, para la tiroides y antibióticos.

Ante cualquier duda o reacción secundaria, consulta a tu médico. Lo importante es cuidar de tu salud de forma integral. No olvides que todos tenemos diferentes necesidades.

Protégete y protege a los tuyos con vitaminas, minerales y todo tipo de nutrientes, convierte a la prevención en uno de tus hábitos.

Publicado el 24 marzo, 2021

Artículos recientes