Alzheimer: la enfermedad considerada la nueva epidemia del siglo XXI.

No hay una cura para el Alzheimer, pero sí se pueden realizar rutinas y actividades para retrasar el deterioro que causa la enfermedad.

El Alzheimer no tiene cura y afecta a quien lo padece y al resto de la familia.

Entre las personas mayores, la enfermedad de Alzheimer es el trastorno cerebral más común, afectando gravemente su capacidad para llevar a cabo actividades diarias.

Comienza lentamente, afectando primero las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Tienen dificultades para recordar cosas recientes o los nombres de personas que conocen.

Se trata de una enfermedad que afecta no solo a los pacientes sino también a los cuidadores directos y familiares. No hay una cura para el Alzheimer, pero sí se pueden realizar rutinas y actividades para retrasar el deterioro que causa la enfermedad. 

¿Qué es el Alzheimer?

Este padecimiento va degenerando las células nerviosas del cerebro y disminuyendo la masa cerebral. Los pacientes muestran un deterioro cognitivo importante que se manifiesta en dificultades en el lenguaje, pérdida del sentido de la orientación y dificultades para la resolución de problemas sencillos de la vida cotidiana.

Una vez que aparecen los primeros síntomas, los pacientes van degenerando y se van volviendo más dependientes, de forma que hay que ayudarles para vestirse, asearse, comer.

Se sabe que las primeras lesiones pueden aparecer unos 15 o 20 años antes de que se muestre algún síntoma, y aparecen en la región del cerebro llamada hipocampo, que se encarga, entre otras cosas, del aprendizaje y la formación de nuevas memorias. 

De ahí se extienden a otras partes del cerebro, cuando ya aparece el deterioro cognitivo, que finalmente desemboca en demencia.

Hábitos para reducir su presencia.

El Comité de Médicos por una Medicina Responsable publicó un estudio en donde se presentan siete hábitos que podrían reducir entre un 70% y un 80% la presencia del Alzheimer, y son los siguientes:

  • Reducir el consumo de grasas saturadas.
  • Hacer de las verduras, frutas, legumbres la base de la pirámide alimenticia.
  • Consumir alimentos con vitamina E y vitamina B12.
  • Evitar los multivitamínicos con hierro y cobre (a menos que lo indique un médico).
  • Evitar cocinar en ollas y sartenes de aluminio.
  • Mantenerse activo físicamente.

Si tienes a alguien cercano con la enfermedad o conoces a alguien que sea el cuidador principal de una persona con Alzheimer, ofréceles tu ayuda.

Se trata de una enfermedad muy exigente en cuanto a los cuidados que deben brindarse.

Publicado el 25 octubre, 2020

Artículos recientes