Alantoína y baba de caracol: conoce su relación y beneficios.

Si alguien nos habla de la alantoína quizá parezca que no sabemos nada, pero ¿qué tal hablar de la baba de caracol? Aquí te cuento cuál es su relación.

Belem Capetillo

Seguro has escuchado de la baba de caracol, ¿pero y de la alantoína?

Nos han contado que la baba de caracol es el secreto mejor guardado (ya no tanto) del mundo de la belleza y tienen razón pero la clave no está precisamente en la sustancia viscosa sino en su principio activo: la alantoína.

La alantoína es un compuesto químico, producto final del metabolismo de las purinas y pirimidinas; una molécula que, de hecho, se encuentra en muchos animales y plantas. 

En los mamíferos, aparece a menudo en la orina como producto de desecho del metabolismo de las proteínas. Está compuesta por dos moléculas de urea, que junto con el ácido úrico y el amoníaco, completan la serie de sustancias a través de las cuales algunos animales (como peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos) excretan el exceso de nitrógeno.

La alantoína se caracteriza por acelerar el proceso de desprendimiento de las células muertas o envejecidas de la piel y reemplazarlas por células nuevas, es un cicatrizante natural y tu mejor aliado cuando de retrasar los signos del envejecimiento se trata.

Su nombre proviene de una estructura unida al cordón umbilical de los mamíferos que lo producen, llamado alantoides.

Te puede interesar: ¿Qué es el glutatión? Conoce los beneficios del antioxidante maestro.

¡Compra la línea de belleza de Salukai y comprueba sus beneficios en tu cutis!

¿Cómo se obtiene la alantoína?

Hoy en día es posible sintetizar artificialmente la alantoína. Sus propiedades son idénticas al natural y lo mejor es que es seguro, no tóxico y compatible con varios productos cosméticos.

Podemos pensar que lo natural siempre es mejor, pero lo cierto es el proceso que se lleva a cabo en los laboratorios no tiene ningún efecto negativo sobre las propiedades de la alantoína.

De hecho, en el caso de la baba de caracol, un estudio del la IFC (Industrial Farmacéutica Cantabria), en España, una federación de empresas especializadas en dermatología, avala su eficacia, pero solo si las secreciones se han extraído cuando el animal estaba estresado.

Así es, resulta que, sometido a estímulos externos como radiación o estrés mecánico, el caracol secreta una baba con más sustancias regeneradoras, proteínas y polisacáridos, para reparar su piel y protegerse de las agresiones externas.

De modo que no toda la baba de caracol es igual. Por eso los químicos, no encuentran sentido en hablar de alantoína natural o sintética, ambas son la misma y única molécula.

SK Deep Clean, SK Day Cream y SK Day Night: el trío de belleza perfecto.

Encontramos alantoína lo mismo en cremas para el rostro que en crema dental, enguaje bucal, shampoo, productos de protección solar y lociones.

Es importante que sepas que la Agencia de Medicamentos y Alimentación (FDA por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, aprueba la utilización de la alantoína en diversas indicaciones para el mantenimiento del buen estado de la piel.

Aunque es apta para todo tipo de piel, destaca su aplicación en productos para casos sensibles, piel seca e irritada, por lo tanto, es sumamente útil para quienes sufren de acné.

Y resulta que además de extraer la alantoína de la baba de caracol, es posible encontrarla, por ejemplo, en el aloe vera, un verdadero milagro de la naturaleza.

Esta planta es conocida por sus múltiples beneficios dermatológicos, es capaz de actuar como antiinflamatorio y regenerador de tejidos. Además, es un antiséptico natural, que puede ser utilizado en heridas abiertas y quemaduras.

Por si fuera poco, el aloe vera ha comprobado mejorar la circulación tras su aplicación, por supuesto ayuda a la hidratación sin importar la edad de quien la use.

Así que si eliges esta planta en tus productos cosméticos, en realidad también estás eligiendo la alantoína, por eso es tan bondadosa con la piel.

SK care+ es tu mejor aliado para dar flexibilidad y suavidad a tu piel, por dentro y por fuera. ¡Colágeno + omega 3!

Su nombre técnico es glioxildiureida o 5 – ureido hidantoína, y es muy común que sea utilizada como elemento activo de diferentes productos cosméticos, dermocosméticos y dermatológicos.

La alantoína tiene entre sus propiedades la de estimular la formación de queratina, colágeno y elastina, dando como resultado una piel tersa, firme y rejuvenecida.

Y es que la queratina es rica en azufre, que constituye la parte fundamental de las capas más externas de la epidermis.

El colágeno, por su parte, puede mejorar la salud de la piel, hay un aumento significativo en su elasticidad y, además, reduce la resequedad.

La elastina no es menos importante, es parte del tejido conjuntivo de la piel que forma fibras, manteniéndola con buen aspecto. El daño o la inflamación de la elastina pueden generar enfermedades de la piel.

Así que vamos sumando razones por las cuales la alantoína y sus compuestos son no solo deseables sino necesarios como parte de nuestra rutina de belleza diaria.

Esta pequeña pero poderosa molécula, tiene un efecto anestésico suave, por lo que reduce la sensación de dolor en caso de tratamientos de piel seca o exposición al sol.

Te puede interesar: Vitamina E, aliada de la belleza y la fertilidad. ¡Y gran antioxidante!

¡Descubre todos los beneficios de la alantoína y la baba de caracol!

También puede aliviar la irritación causada por el viento sobre piel o labios, sensibilidad por el frío y herpes labial, esto cuando forma parte específicamente de medicamentos.

Pero, como sabes, nada en exceso es bueno, toma en cuenta que la alantoína en las cremas debe tener una concentración de entre el 0.1 y 2%, pues una cantidad mayor podría provocar enrojecimiento, escozor o irritación.

Es clave que antes de usar algún producto con alantoína, consultes a tu dermatólogo, él sabrá cómo incluirlo en tu rutina de cuidado de la piel. Los cambios serán visibles en muy poco tiempo.

Y aunque la alantoína sí es un ingrediente poderoso, nada es magia, hay que ser constantes y combinar este o cualquier otro activo con una buena alimentación y técnicas para liberar el estrés.

Y háganme caso cuando les hablo de lo importante que puede ser el estado de ánimo para la piel. Por ejemplo, cuando padecemos ansiedad y estrés de forma continua nuestro cuerpo libera histamina, que está relacionada con la respuesta alérgica.

Una vez más comprobamos que nuestro organismo es un sistema compuestos por otros sistemas que funcionan de forma interconectada, así que tengamos en mente atender tanto nuestra salud física como nuestra salud mental.

Publicado el 4 junio, 2020

Artículos recientes