Ácido fúlvico: ¡tu mejor aliado para el ejercicio y mucho más!

Seguro has escuchado acerca del ácido fúlvico. ¿Conoces sus bondades? ¿Sabes por qué deberías consumirlo justo después de hacer ejercicio?

La naturaleza nos nutre, por eso el ácido fúlvico es una gran opción para mejorar nuestra salud física y mental.

El ácido fúlvico es una sustancia natural que se produce en el suelo mediante la descomposición de materia orgánica. Esta materia es absorbida por las plantas y nos nutre a través de éstas

Los ácidos fúlvicos son estructuras moleculares livianas, formadas por alrededor de 100 o 200 anillos de carbono, con un alto contenido de oxígeno (alrededor del 50%).

Desafortunadamente, debido al creciente impacto negativo que está teniendo el medio ambiente, esta sustancia es cada vez menos frecuente en vegetales. Sin embargo, se ha popularizado el consumo de ácido fúlvico a través de suplementos alimenticios.

Te puede interesar: Magnesio, un mineral básico que reduce la migraña. ¡Y hace mucho más!

El ácido fúlvico aporta destacados beneficios para el rendimiento físico y para prevenir enfermedades. Por ejemplo, es muy utilizado en la medicina natural y en los deportes debido a sus propiedades para incrementar la energía y disminuir la acumulación de ácido láctico

Se trata de un compuesto orgánico que produce nuestro cuerpo durante la realización de actividad física. Ayuda a optimizar nuestro rendimiento, ya que determina la capacidad máxima de un individuo.

El ácido láctico se origina, principalmente, en las células musculares y en los glóbulos rojos. Cuanto menos oxígeno llegue a nuestro músculo, más ácido láctico se genera.

Mientras nos ejercitamos, funciona como un combustible producido y utilizado por nuestro cuerpo, después, debe ser reutilizado o eliminado por el organismo.

Cuando el cuerpo es incapaz de reutilizarlo, la fatiga hace acto de presencia causando estragos en el atleta. Los músculos se quedan sin energía y las fibras musculares no pueden contraerse correctamente. De ahí la importancia de consumir ácidos fúlvicos justo después de un entrenamiento de alto impacto.

No importa si no eres un atleta de alto rendimiento, consumir ácido fúlvico puede reducir las molestias musculares tras tu rutina en casa.  El ácido fúlvico también es benéfico para proteger las células de la oxidación provocada por toxinas naturales.

¡Un gran antioxidante!

Es un gran antioxidante y, en consecuencia, combate los efectos de los radicales libres, se trata de un electrolito que permite equilibrar los minerales neuronales y es clave para la síntesis del ADN y el ARN.

Consumir ácido fúlvico se vincula con la prevención de enfermedades. También, en el caso de cuadros post virales, podría resultar eficaz para detener la reproducción del virus.

Los ácidos fúlvicos provienen de la leonardita, una materia orgánica asociada al lignito que aún no ha terminado su proceso de trasformación hacia carbón.

El ácido fúlvico es una de las sustancias más alcalinizadoras que se conocen en la naturaleza. Y es que el equilibrio del pH en el cuerpo es fundamental para la salud, pues a menudo nuestra alimentación y estilo de vida son acidificantes.

Hasta para tu buen humor.

El estrés, algunas sustancias químicas y los pensamientos negativos hacen que nuestro cuerpo trabaje más para conseguir una condición interna estable.

Esto nos recuerda la importancia de atender nuestra salud mental tanto como nuestra salud física. El ácido fúlvico puede también impactar en nuestro humor.

Un sentimiento negativo como la tristeza, el odio, el miedo y el propio cansancio extremo pueden causar más acidificación en el organismo que comerse una dona o unas alitas picantes.

Se ha demostrado  la importancia de mantener un organismo ligeramente alcalino para prevenir enfermedades tan severas y comunes como las alergias, enfermedades autoinmunes e incluso el cáncer.

¿Qué pasa si consumes ácido fúlvico?

Como referencia, la sangre siempre debe permanecer en un pH ligeramente alcalino de entre 7, 3-7, de lo contrario las células enfermarían.

Si consumes ácido fúlvico estás ayudando a tu cuerpo a encontrar su equilibrio interno y, en consecuencia, externo. Cuando un cuerpo no se mantiene ligeramente alcalino aparecen afecciones cardiovasculares, aumento de peso, obesidad y diabetes.

Además, exceso de carga en los riñones y formación de cálculos, desgaste y pérdida de masa muscular, desequilibrios hormonales, envejecimiento prematuro, osteoporosis, digestión lenta, hongos, infecciones y virus también son consecuencia de la llamada «acidosis».

Y, aunque el estrés y la ansiedad pueden causar un desequilibrio del pH, también pueden aparecer debido al exceso de acidez.

¡Ayuda a tu organismo!

Ayudar a tu organismo con ácido fúlvico, previene el riesgo de sufrir depresión, nerviosismo e irritabilidad. En tiempos de incertidumbre como los que vivimos es elemental nutrir cuerpo y mente con alimentos y suplementos nutritivos.

Una buena forma de potenciar los efectos del ácido fúlvico es combinarlo con clorofila. La función principal de la clorofila es la captación de luz que será usada para propulsar las reacciones fotosintéticas. 

En el organismo humano, facilita el desempeño de las funciones de defensa por parte de las células del sistema inmunológico. Además, evita flatulencias, mal aliento y pesadez estomacal. También tiene la capacidad de alcalinizar la sangre.

De modo que tanto el ácido fúlvico como la clorofila combaten el desarrollo de virus y bacterias. Tomar medidas (a tiempo) para proteger tu salud es la mejor manera de prevenir enfermedades y otras afecciones.

¡Un ingrediente utilizado desde hace milenios!

Los ácidos fúlvicos han sido utilizados durante milenios por la medicina ayurvédica, cuya meta es la unificación de cuerpo-mente y espíritu.

La meta es limpiar y restaurar el equilibrio del organismo, para ello, se utilizan regímenes de alimentación, hierbas medicinales, ejercicios, meditación, fisioterapia y otros métodos. 

Al consumir ácido fúlvico estás promoviendo hábitos saludables y estableciendo las condiciones para lograr mayor longevidad.

Por supuesto, no se trata solo de vivir más, se trata sobre todo de vivir mejor y mejorar el nivel de energía del cuerpo.

Alimentarte de forma saludable, practicar alguna actividad física y suplementar tu dieta es clave para prevenir todo tipo de enfermedades.

Publicado el 5 abril, 2021

Artículos recientes